¿Cómo lograr correctos hábitos cuando nos sentamos a la mesa?

MSc. Milagros Quintana Quesada

Como parte de la organización escolar del centro se debe propiciar la formación de correctos hábitos de cortesía, para ello el maestro o profesor debe ser la imagen de nuestra sociedad para el alumno, no es correcto no saber comportarse cuando de sentarse a la mesa se trata o sencillamente merendar en el receso.

Entre los objetivos generales del programas de Biología para el octavo grado se encuentra: mostrar correctos hábitos de convivencia social y conducta responsable ante la su salud individual y colectiva, a partir del conocimiento de los fundamentos de la educación para la salud

Objetivo que no solo debe cumplirse, conociendo teóricamente reglas y normas de conducta que se repiten haciendo uso excesivo de la memoria de los estudiantes, los hábitos correctos de cortesía hay que formarlos a través del trabajo educativo sistemático. Un estudiante que se comporta a diario correctamte en la mesa, incorpora a su personalidad sólidos hábitos de conducta que perduraran toda la vida

 

Los seres humanos no sólo necesitan una fuente variada de alimentos y que estos lleguen en condiciones higiénicas, sino que también es fundamental para la salud consumirlos en un ambiente acogedor, alejado de discusiones y alteraciones innecesarias lo que influirá positivamente en la higiene mental y resulta importante en la preservación de la salud

Son tan importantes los modales en la mesa, que denotan de inmediato el grado de educación recibido y hacen del acto de comer un momento placentero

a_la_mesa

Sin lugar a dudas, en la mesa hay que practicar también las buenas maneras desde edades tempranas, siendo muy importantes la formación de hábitos que integren la conducta de nuestros educandos.

En el comedor escolar debemos cuidar y reforzar los modales adquiridos.

La merienda escolar puede servir para dar cumplimiento a las formas correctas de comer, siendo parte muy objetiva del resultado del trabajo educativo.
Constituyen actos impropios: oler los alimentos, chasquear la lengua después de haber comido y exagerar desagrado ante cualquier motivo repulsivo.

Algunas normas de uso general

Mantener una postura correcta del cuerpo, de forma natural, sin afectación Los pies se colocan sobre el suelo y los codos se mantienen fuera de la mesa y unidos al cuerpo

La servilleta se usará para secarse los labios antes y después de beber y al terminar de comer, limpiándose discretamente los dedos.

Comer lo suficiente para satisfacer nuestro apetito, pero evitando excesos. No comer ni muy rápido ni muy lentamente.

Es incorrecto hacer ruidos al ingerir líquidos o hacer buches con estos con el fin de enjuagarse la boca.

No es necesario esperar una salida a comer fuera de la casa para utilizar adecuadamente las correctas normas.

Te propongo para profundizar en este interesante tema consultar el Manual de Educación Formal, MINED Cuba 1983


Comentarios


Deja un comentario