Principales características de la estructura y función del sistema osteomuscular

El sistema osteomuscular está constituido por varias estructuras que en el organismo humano garantizan la locomoción y la posición bípeda entre otras funciones: huesos, músculos y articulaciones.

Atendiendo a las funciones que realizan sus diferentes partes, este sistema ha sido dividido en una parte pasiva, representada por el esqueleto y una parte activa constituida por los músculos: que al contraerse ponen en movimiento a los huesos.

El esqueleto está constituido por un conjunto de formaciones óseas (huesos) unidas o relacionadas entre sí (mediante uniones y articulaciones) con la ayuda de tejido conectivo fibroso, cartilaginoso y óseo. Realiza funciones mecánicas (la protección, el sostén y el movimiento) y biológicas (metabolismo mineral, formación de glóbulos rojos).

esqsisost1esqsisost2

La función de protección está determinada porque algunos huesos del esqueleto forman cavidades que protegen órganos, por ejemplo, la cavidad craneana que protege al encéfalo, la cavidad o caja torácica que protege órganos como el corazón y los pulmones entre otros, la cavidad pélvica que protege a los órganos reproductores internos, la vejiga y parte del intestino entre otros. En el caso de las vértebras, al superponerse forman el conducto vertebral que protege a la médula espinal. Otras cavidades del organismo humano son la nasal, la bucal y las orbitarias.

En las diferentes partes del esqueleto se insertan tejidos y órganos blandos, por ejemplo, los músculos se insertan al esqueleto mediante los tendones, conservándolos en su posición y dando sostén y forma al cuerpo.

Hay huesos que actúan como palancas (largas y cortas, relacionadas con articulaciones o uniones móviles) que son puestas en movimiento al contraerse los músculos, por ejemplo, los huesos del antebrazo y del brazo.

El esqueleto tiene funciones biológicas porque los huesos constituyen un depósito de sales minerales de calcio, fósforo, hierro, magnesio, por lo que necesariamente interviene en el metabolismo mineral. Pero además, los huesos tienen función hematopoyética ya que en la médula ósea roja se forman los glóbulos rojos.



El hueso como órgano

Las funciones de los huesos están en correspondencia con sus características estructurales. Están compuestos por sustancias orgánicas y sustancias inorgánicas:

Composición química y propiedades físicas de los huesos

Las sustancias orgánicas constituyen la tercera parte del hueso y son: la osteína (tiene un 90% de proteínas), fibras colágenas, lípidos, glucógeno, también presenta vitaminas A, C y D.

Las sustancias inorgánicas son sales de calcio, fundamentalmente fosfato de calcio (Ca10(PO4)6.(OH)2, agua, magnesio, manganeso, hierro y flúor.

La osteína le proporciona elasticidad y flexibilidad al hueso y las sales de calcio le dan la rigidez y la dureza. En el hueso los estímulos mecánicos producen corrientes eléctricas que ayudan al crecimiento y a la regeneración de los huesos.

Siguiente

Comentarios


Deja un comentario