Sistema circulatorio. Características

MSc. Olaida Cañizares Peña

El sistema circulatorio está constituido por el sistema de la circulación sanguínea o sistema cardiovascular (SCV) y por el sistema de la circulación linfática o sistema linfático. Por estos sistemas circulan la sangre y la linfa respectivamente.


El sistema cardiovascular es de gran importancia ya que:

Posibilita la defensa del organismo y el transporte de diversas sustancias (como las sustancias nutritivas, las hormonas,los gases respiratorios y los deschos metabólicos) mediante el movimiento de la sangre como líquido circulante.



Sistema cardiovascular: está formado por el corazón y los vasos sanguíneos que son de tres tipos: arterias, capilares y venas. El líquido circulante es la sangre.



Corazón:es un órgano situado en la cavidad torácica ( en le centro y algo a la izquierda) entre los dos pulmones y por encima del diafragma.





Características internas

El corazón es un órgano muscular y cavitario; de forma cónica con un ápice redondeado y en posición anteroinferior izquierda y una base en posición posterosuperior derecha.

Las aurículas están separadas por el tabique interauricular, por lo que no se comunican entre sí. Los ventrículos están separados por el tabique interventricular y tampoco se comunican entre sí.

Cada aurícula se comunica con el ventrículo respectivo mediante los orificios auriculoventriculares derecho e izquierdo, los cuales presentan válvulas.

El orificio aurículo-ventricular derecho presenta la válvula tricúspide (que tiene 3 hojas o valvas) y el izquierdo presenta la válvula bicúspide o mitral, con dos valvas.

Las válvulas bicúspide y tricúspide se abren hacia los ventrículos. Cuando estos se llenan de sangre y se contraen, estas válvulas se cierran y evitan el retroceso de la sangre hacia las aurículas.


Vasos que entran y salen del corazón

La sangre llega al corazón, específicamente a las aurículas o atrios mediante venas y sale de los ventrículos por arterias.

A la aurícula derecha la sangre llega por la vena cava superior, la vena cava inferior y por el seno coronario. A la aurícula izquierda la sangre llega por las 4 venas pulmonares.

La sangre sale del ventrículo derecho por la arteria o tronco pulmonar y del ventrículo izquierdo por la arteria aorta.

En el lugar de salida del corazón, las arterias aorta y pulmonar presentan válvulas llamadas semilunares o sigmoideas, con tres valvas en forma de media luna que se abren hacia las arterias respectivas.




Funcionamiento del corazón

La función del corazón es bombear la sangre hacia todo el organismo imprimiéndole determinada presión. La actividad contráctil del corazón es rítmica, lo que significa que, en cada intervalo de tiempo determinado, se repite una secuencia de eventos de diferente naturaleza, por lo que al hablar del funcionamiento del corazón se dice ciclo cardíaco.


El ciclo cardíaco se caracteriza porque tiene una duración de 0,8 s (si la frecuencia de contracciones cardíacas es de 72 latidos por minuto), ocurre de forma cíclica y presenta dos fases, la sístole (contracción) y la diástole (relajación), algunos autores incluyen una fase de pausa.

Como el funcionamiento del corazón es de forma cíclica, se puede explicar a partir de cualquier fase. Pero si se tiene en cuenta que en el ciclo cardíaco están involucrados diferentes eventos es conveniente explicarlos a partir de los eventos eléctricos ya que, como sabemos, en los tejidos excitables los eventos eléctricos preceden y causan los eventos mecánicos.

En el miocardio auricular (capa media del corazón constituida por tejido muscular cardiaco) los impulsos cardíacos provocan la contracción: sístole auricular, que se caracteriza por un aumento de la presión intraauricular que hace que la sangre que está llegando constantemente a las aurículas, pase a los ventrículos y termine de llenarlos ya que las válvulas bicúspide y tricúspide están abiertas. La sístole auricular dura aproximadamente 0,1 s y mientras ocurre, los ventrículos están en diástole.

Luego los impulsos cardíacos son conducidos a gran velocidad hacia la pared de los ventrículos y causan finalmente la contracción de ésta y la sístole ventricular. La sístole ventricular se caracteriza por un aumento progresivo de la presión intraventricular, cuando esta presión se hace mayor que la presión de las aurículas, se cierran las válvulas bicúspide y tricúspide, lo que produce el primer ruido cardíaco. La presión intraventricular continúa aumentando hasta que se hace mayor que la presión en las arterias aorta y pulmonar y se abren las válvulas semilunares o sigmoideas y la sangre sale por las arterias mencionadas a gran velocidad y de forma turbulenta. En estos momentos las aurículas están en diástole, recibiendo sangre constantemente por las venas y acumulándola ya que las válvulas bicúspide y tricúspide están cerradas. La diástole ventricular dura 0,7 s.

A medida que transcurre el tiempo, la sangre fluye más lentamente de los ventrículos a las arterias. La sístole ventricular dura 0,3 s.

A la sístole ventricular le sigue la diástole ventricular. Cuando cesan los impulsos cardíacos, la pared ventricular comienza a relajarse iniciándose la diástole ventricular, que se caracteriza por una disminución paulatina de la presión en los ventrículos (ya que tienen que relajarse todas sus fibras). La presión intraventricular continúa disminuyendo hasta que se hace menor que la presión en las arterias y se cierran las válvulas semilunares (segundo ruido cardíaco). Continúa disminuyendo la presión intraventricular hasta que se hace menor que la presión en las aurículas, entonces se abren las válvulas bicúspide y tricúspide, y la sangre que durante todo este tiempo estaba siendo recepcionada en las aurículas, pasa a los ventrículos por diferencia de presión y por gravedad, llenándolos rápidamente hasta un 80%; aun los atrios están en diástole. Entonces se generan nuevos impulsos cardíacos y comienza de nuevo el ciclo.


Sistema arterial

El sistema arterial es un sistema divergente de vasos sanguíneos que se origina en el corazón. Las arterias conducen sangre desde el corazón hacia los órganos y tejidos del cuerpo.


Características de las arterias

La pared está constituida por tres túnicas: interna, muscular y externa.

La túnica interna consta de un endotelio debajo del cual hay una membrana basal y una membrana elástica interna, que puede faltar en muchos casos (Leeson p.190).

La túnica media muscular está formada por dos estratos de fibras musculares lisas que alternan con fibras elásticas.(Prives II, p.17).

La túnica externa está formada por tejido conectivo.

Esas características hacen que las arterias sean vasos extensibles y elásticos; son vasos de resistencia.

A medida que las arterias se ramifican y dan vasos cada vez de menor calibre, su pared se va adelgazando aunque conserva las tres túnicas.


Funciones del sistema arterial

La sangre bombeada por el corazón circula como sigue: Corazón, arterias de gran calibre, arterias de mediano calibre, arterias de pequeño calibre, arteriolas, metarteriolas, capilares..


Sistema capilar

Características de los capilares

La pared continua tiene un espesor que oscila entre 0,1 y 0,3 m (0,5 m aproximadamente), presenta hendiduras intercelulares que comunican la luz del capilar con el líquido intersticial; es la pared característica del tipo más común de capilar, ej.: en el músculo esquelético y liso, en el tejido conectivo, en los capilares de la circulación pulmonar, en el tejido adiposo, etc.


La pared funestada presenta ventanas o poros, cubiertos en muchas ocasiones por finos diafragmas. Está presente en capilares glomerulares renales, de la mucosa intestinal y en algunas glándulas endocrinas.

La pared discontinua se caracteriza porque está interrumpida por grandes poros a través de los cuales pueden pasar libremente los elementos formes de la sangre al igual que los fluidos. Está presente en los capilares del hígado, en la médula ósea y en el bazo.

Sabías quéSabías qué

Las características de la pared de los capilares sanguíneos hacen posible que estos sean muy permeables.

  • Los capilares se encuentran formando redes, lo que significa que se comunican libremente entre sí.
  • Las redes capilares tienen forma y tamaño variables en los distintos tejidos. Enlazan arteriolas y vénulas.

Se calcula que en los tejidos hay aproximadamente 10 mil millones de capilares que en conjunto tienen un área transversal de 500 m2.




Todas las características descritas hacen posible la realización de la función de los capilares sanguíneos; el intercambio de sustancias entre la sangre y el líquido intersticial (intercelular) y se lleva a cabo debido a que su pared es delgada y permeable. Este es un proceso pasivo.

Normalmente, durante el reposo, la sangre fluye por un reducido número de capilares, pero si aumentan las necesidades metabólicas de las células de un tejido, aumenta el número de capilares activos en esa zona.

Desde las redes de capilares, la sangre circula hacia el sistema venoso


Sistema venoso

Características del sistema venoso y de las venas

Es un sistema convergente de vasos sanguíneos (a diferencia del sistema arterial).


Circulación

Circulación mayor o general (sistémica): se origina en el ventrículo izquierdo y termina en la aurícula derecha. Mediante ella se conduce la sangre hacia los lechos vasculares y retorna de estos al corazón.

Circulación menor (pulmonar): se origina en el ventrículo derecho y termina en la aurícula izquierda. Permite conducir la sangre desde el corazón hasta los pulmones, donde se lleva a cabo el intercambio de gases (se toma O2 y se expulsa el CO2.

Comentarios


Deja un comentario