Principales generalizaciones de la biología.

Aunque en 1665 Robert Hooke había utilizado el nombre de célula para describir sus investigaciones sobre "la textura del corcho por medio de lentes de aumento no fue hasta 1838 y 1839 en que el botánico Schleiden y el zoólogo Schwann formularon la teoría celular como resultado de sus observaciones acerca de la estructura de los tejidos vegetales y animales.

Con la invención y el perfeccionamiento del microscopio óptico se pudieron observar organismos unicelulares como las bacterias, así como los tejidos que constituían a los organismos pluricelulares.

Las observaciones realizadas a la diversidad de seres vivos que existen y de las células que los constituyen contribuyó al desarrollo del pensamiento científico y al surgimiento de las primeras ideas evolucionistas. Aunque estas ideas acerca de la evolución de los organismos tuvieron sus antecedentes en la teoría de Lamarck, fue mediante la publicación del libro “El origen de las especies”, en 1959, que el sabio Charles Darwin, dio a conocer su teoría de evolución como resultado de la acción de la selección natural, entendida por este naturalista como el fenómeno de supervivencia y mayores posibilidades de reproducción de los más aptos. Este hecho es considerado hoy, como el más importante en toda la historia de la Biología ya que revolucionó no solo el pensamiento de los naturalistas de la época, sino que fue determinante para el desarrollo de una concepción científica del mundo.

Se llegó a la conclusión que las especies no eran fijas, como se pensaba en esa época y se generalizó que la vida y su diversidad son el resultado del desarrollo evolutivo de la materia.

Pero, ¿cómo pasaban las características que distinguían a los organismos de una especie y a cada ser vivo, de una generación a la siguiente?

La genética, ciencia que estudia la herencia, nace en el siglo XIX cuando el monje austriaco Gregor Johann Mendel conocido como padre de la Genética Moderna, publicó en 1866 sus descubrimientos acerca de las leyes que rigen la trasmisión hereditaria, a partir de sus experimentos con plantas de guisantes.

Las leyes de Mendel no fueron redescubiertas hasta 1900 y sólo a finales de la década de 1920 y comienzos de 1930 se comprendió su verdadero alcance en relación con la teoría de la evolución.

Mendel, postuló las leyes fundamentales de la herencia, partiendo de que cada carácter de los estudiados está determinado por dos factores hereditarios, los cuales expresan, generalmente, caracteres dominantes o recesivos.

Sus experimentos metódicos y meticulosos eran muy distintos a cualquier cosa que se hubiera hecho antes en Biología. Es considerado el primer biólogo matemático de la historia, ya que a diferencia de cualquiera de sus predecesores o contemporáneos, intentó exponer de una forma estadísticamente precisa sus resultados.

Un apunte más, para que quedemos aún más maravillados de la labor de Mendel, leamos estas palabras:
"Se requiere ciertamente coraje para emprender una labor de un alcance tan distante; éste parece ser, sin embargo, el único modo correcto por el cuál podremos finalmente alcanzar la solución de una pregunta cuya importancia no puede ser subestimada en conexión con la historia de la evolución de las formas orgánicas".

No son, como se podría sospechar, palabras de Charles Darwin. Fueron escritas por Gregor Mendel en uno de sus diarios, ¡en 1854!, cinco años antes de la publicación de "El Origen de las Especies".

Posteriormente se descubrió que la molécula portadora de la información genética o hereditaria es el ADN.

El descubrimiento del ADN marcó un hito en el desarrollo de la Biología molecular. En 1953, el bioquímico estadounidense James Watson y el biofísico británico Francis Crick publicaron la primera descripción de la estructura espacial de la molécula de ADN, por el cual obtuvieron en 1962 el Premio Nobel de Medicina.

Las especies evolucionan y las bases moleculares de la herencia se encuentran en la molécula de ADN presentes en las células, pero, ¿cómo se originaron los primeros seres vivos?

La cuestión del origen de la vida no comenzó a avanzar hasta la década de 1920, cuando empezaron a precisarse los conocimientos sobre el origen de la Tierra.

La primera teoría coherente que explica el origen de la vida la propuso el bioquímico ruso Alexander Ivanovich Oparin ante la Sociedad Botánica de Moscú, en 1924.

Oparin postuló, que la vida se originó a partir de la evolución gradual de la materia inorgánica hacia la orgánica, pasando por diferentes etapas. Una vez originadas las primeras unidades vivientes, la evolución química dio paso a la evolución biológica.

La evolución biológica tiene sus fundamentos en las bases moleculares de la herencia y en la interacción de los organismos con el medio ambiente.

El desarrollo científico posterior y el trabajo investigativo de numerosos hombres de ciencia ha permitido perfeccionar la Teoría de la Selección Natural propuesta por Darwin.

¿Cómo se produce la diversidad y la adaptación en las poblaciones?
La Teoría Sintética de la Evolución constituye la explicación actual del proceso evolutivo y reconoce a las variaciones hereditarias y a la selección natural como fuerzas evolutivas que operan a nivel de población, entendiéndose como Selección Natural al fenómeno de reproducción diferencial de genotipos individuales en una población, en interacción con el medio ambiente.
Todas estas generalizaciones de la Biología son resultado del desarrollo científico, producto del trabajo de los hombres de ciencia.

LA BIOLOGÍA COMO CIENCIA.

La Ciencia, es el sistema de conocimientos demostrados en la práctica, que se expresan a través de un sistema de leyes y categorías y que cuenta con un método de investigación que parte de problemas a solucionar y que se plantea para ello hipótesis y objetivos de trabajo. Su finalidad es la búsqueda de la verdad.

Jorge Núñez Jover, en su libro “La ciencia y la tecnología como procesos sociales” define a la ciencia como: “…un sistema de conocimientos que modifica la visión del mundo y enriquece la imaginación y la cultura; se le puede comprender como proceso de investigación que permite obtener nuevos conocimientos, los que a su vez ofrecen mayores posibilidades de manipulación de los fenómenos; es posible atender a sus impactos prácticos y productivos, caracterizándola como fuerza productiva que propicia la transformación del mundo y es fuente de riqueza; la ciencia también se presenta como una profesión debidamente institucionalizada, portadora de su propia cultura y con funciones sociales muy bien identificadas”. (Núñez, J., 1998, p. 5)

El objeto de estudio de la Biología como ciencia es el movimiento biológico, forma especial de movimiento de la materia, característico de la célula como unidad básica de estructura y función de los seres vivos.

Por tanto, si el movimiento biológico se presenta en los organismos, se caracteriza por: la presencia de biomoléculas, el metabolismo, la reproducción y el intercambio continuo y regulado de sustancias con el medio ambiente.

En Cuba, entre los hombres de ciencia que propiciaron el desarrollo de las Ciencias Naturales se encuentran:

Tomás Romay Chacón (1764 – 1849). Médico de profesión, se destacó como uno de los galenos más importantes del país. Entre 1800 y 1804 introdujo en Cuba la vacunación contra la viruela.

Felipe Poey Aloy (1799 - 1891). En su obra cumbre “Ictiología cubana”, realiza una detallada descripción de más de 700 especies de peces cubanos. Fundador de la Sociedad Antropológica de Cuba, apoyó la teoría de Darwin acerca de la evolución de las especies.

Carlos Juan Finlay Barnés (1833 - 1915). Descubrió en 1881 el agente trasmisor de la fiebre amarilla, el mosquito Aedes aegypti, lo que tuvo una gran repercusión en el desarrollo de la epidemiología de su época, ya que aportó un nuevo enfoque en el estudio de la trasmisión de enfermedades infecciosas.

Actualmente, Finlay es considerado por la UNESCO entre los 6 grandes microbiólogos de todos los tiempos y, teniendo en cuenta la trascendencia internacional de su descubrimiento, el 3 de diciembre, día de su nacimiento, se celebra el día de la Medicina Latinoamericana.

Entre los métodos de estudio de la Biología como ciencia, se encuentran: la observación, la experimentación y el trabajo de campo y se incluyen dentro del método científico experimental a la observación, la modelación, la predicción y la experimentación como tal.

Muchas investigaciones se iniciaron en el siglo XVII a partir del desarrollo de las lentes ópticas y su combinación para construir el microscopio óptico compuesto.

El desarrollo de la ciencia está estrechamente ligado al desarrollo de la tecnología como procesos sociales.

La Tecnología, según Núñez Jover: “Constituye aquella forma de desarrollo histórico de la técnica, que se basa estructuralmente en la existencia de la ciencia.”

Jorge Núñez Jover, (1999)

Martha Arana la define como: “El conjunto de conocimientos científicos, empíricos e ingenieriles tangibles e intangibles encaminados al saber hacer y al cómo hacer productos, procesos y servicios, de la producción, la distribución y la comercialización”

Martha Arana, (1999)

Un concepto más elaborado de Tecnología lo da el Dr C. Fidel Castro Díaz Balart, en su libro “Ciencia, innovación y futuro• editado en el año 2001. En esta definición plantea que la Tecnología: “Es el resultado de conocimientos e información propios de una actividad que pueden ser utilizados en forma sistemática para el diseño, desarrollo, fabricación y comercialización de productos, o la prestación de servicios, incluyendo la aplicación adecuada de las técnicas asociada a la gestión global”

La Biotecnología es el “Conjunto de tecnologías llevadas a cabo por el hombre con la utilización directa e indirecta de organismos vivos y que conllevan a la formación de un producto con el máximo de eficiencia, economía y seguridad factibles”. (Negrín y otros, 1992)

La relación entre Ciencia – Tecnología y Sociedad debe propiciar el mejoramiento de la calidad de vida, lo que está relacionado con la protección del medio ambiente y el establecimiento de estilos de vida saludables.

En nuestro país el desarrollo de la Ciencia y la Tecnología ha tenido avances significativos. La Ciencia cubana y el desarrollo de importantes centros de investigación, ha permitido por ejemplo:

La obtención, aplicación y comercialización de la vacuna contra la Meningitis meningocóccica, la vacuna QuimiHib contra el Haemophilus influenzae b y la Heberpenta, vacuna pentavalente DPT- HB + Hib, (primera vacuna pentavalente producida íntegramente por un país en vías de desarrollo).

Los ensayos clínicos en la producción de vacunas se basan en principios y procedimientos, como: la autonomía mediante el consentimiento informado de las personas involucradas en estos ensayos clínicos, la beneficiencia por medio de la ponderación riesgo – beneficio y la justicia social, propiciando la distribución de los recursos equitativamente, todo lo cual implica una gran responsabilidad, valor que caracteriza a los científicos cubanos.

La Biotecnología cubana ha obtenido productos y medicamentos de alta calidad, que Cuba ha puesto al servicio de toda la humanidad como: el HEBERPROT – P para la cura de las lesiones del pié diabético, el HeberNem: Nematicida biológico que permite el control de fitonemátodos en varias especies de plantas, con gran efectividad, siendo ambientalmente seguro y el GAVAC, vacuna contra la garrapata del ganado bovino.

La población y la economía cubana son tributarias de productos de alta calidad obtenidos por la Biotecnología cubana contemporánea.

El Código de ética de los trabajadores de la ciencia, plantea que:

  • La ciencia carecerá de sentido si no se fundamenta en el principio del humanismo, puesto que toda actividad científica deberá orientarse por el reconocimiento del hombre como valor supremo.
  • Es precisamente el hombre, su vida, bienestar, salud, cultura, libertad y progreso, quien le confiere sentido a la ciencia.

La aplicación del sistema de conocimientos biológicos ha permitido el desarrollo de nuevas tecnologías, que impactan diversas esferas de la vida humana y la biosfera y nos imponen nuevos retos éticos.

A partir del descubrimiento de la estructura molecular del ADN, se desencadenó de manera sostenida y creciente un vertiginoso avance científico y tecnológico, conocido como la revolución Biológica, cuya etapa actual se denomina como la Era Genómica. El mundo y sus paradigmas fueron trastocados y se generaron nuevas tecnologías, tales como: el proyecto genoma, la transgénesis, la terapia génica, la clonación y los xenotrasplantes, entre otros.

El poder y el peligro de la Física se alcanzó cuando los científicos fueron capaces de “estudiar" los átomos (la física atómica y la energía nuclear), el poder y el peligro potencial de la Genética se ha hecho realidad cuando los científicos han podido “manipular" los genes.

En la actualidad se plantean numerosas controversias de tipo ético, como por ejemplo: A tu juicio, ¿es correcto alterar la información genética de los organismos y liberarlos al medio ambiente?, ¿es correcto utilizar embriones humanos para obtener células madre para las investigaciones?, ¿se deben patentar los genes?, ¿es posible y correcto clonar a la especie humana?, ¿cómo beneficiarían estas tecnologías a toda la sociedad?

Los valores éticos no pueden ser separados de los hechos biológicos. La humanidad necesita urgentemente de una nueva sabiduría “La Bioética”, que le proporcione el "conocimiento de cómo usar el conocimiento" para la supervivencia del hombre y del resto de las especies, el mantenimiento del equilibrio ecológico y el mejoramiento de la calidad de vida.

Comentarios


Deja un comentario