Higiene ambiental

B5-1¿Cómo contribuye la higiene ambiental al mejoramiento de la calidad de vida de las personas?

El hombre al igual que el resto de las especies interactúa con el medio ambiente. El medio ambiente nos proporciona sustancias que son imprescindibles en el mantenimiento de la vida, como los alimentos y el dioxígeno que participa en el proceso de respiración, pero, ¿estarán libres de sustancias tóxicas el aire que inspiramos y los alimentos que ingerimos?

El desarrollo industrial ha traído como consecuencias que gran cantidad de productos tóxicos sean lanzados a la atmósfera, y esto junto a las guerras, las explosiones nucleares, la tala indiscriminada de árboles, los incendios forestales, contaminan el aire.

Otros desechos industriales, se viertan en ríos y mares, contaminando las aguas. Como consecuencia, algunos alimentos que ingerimos, al igual que el aire que inspiramos, contienen sustancias tóxicas que provocan graves trastornos en las funciones biológicas, y afectan nuestra salud y calidad de vida. Las lluvias ácidas, el efecto invernadero y el deterioro de la capa de ozono, son el resultado de la irresponsable acción humana sobre el medio ambiente, del cual no somos dueños, sino parte de él.

La higiene ambiental es de vital importancia para el mantenimiento de la salud y el mejoramiento de la calidad de vida e implica el cuidado de los factores químicos, físicos y biológicos externos a la persona y que inciden en la salud. Mediante la higiene ambiental podemos prevenir las enfermedades a partir de la creación de ambientes saludables.

La higiene ambiental es de vital importancia para el mantenimiento de la salud y el mejoramiento de la calidad de vida e implica el cuidado de los factores químicos, físicos y biológicos externos a la persona y que inciden en la salud. Mediante la higiene ambiental podemos prevenir las enfermedades a partir de la creación de ambientes saludables.

La higiene ambiental incluye, por lo general, tareas de desinfección, para controlar los virus, las bacterias y otros organismos que son nocivos para la salud, la fumigación, la destrucción de criaderos de larvas de vectores trasmisores de enfermedades infecciosas, tareas de saneamiento ambiental que permitan proteger al medio ambiente de la contaminación, entre otras.

El contacto con la naturaleza es determinante para la salud de cualquier ser vivo, incluyendo al ser humano. Esto nos demuestra que formamos parte de la Biosfera, por lo tanto, dependemos en buena medida de su calidad ambiental, por lo que nos toca a todos revertir los efectos de la contaminación.

Hasta hace treinta años atrás se consideraba que árboles y plantas en la ciudad cumplían una función meramente estética. Hoy se sabe que sus beneficios son múltiples para elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Los espacios verdes, con sus árboles y plantas, son determinantes para la buena salud física y mental de los habitantes de las ciudades, porque aportan dioxígeno, disminuyen la contaminación ambiental, absorbiendo gases y amortiguando ruidos. También contribuyen a la absorción de las lluvias, absorben los rayos solares, cumpliendo así una función refrigerante que amortigua las temperaturas, dan sombra, mejorando las condiciones climáticas, además de embellecer a la ciudad.

Se calcula que cada persona necesita 300 gramos de dioxígeno por hora y que un árbol puede aportar el dioxígeno necesario para 13 personas.

Un aspecto igualmente importante es la función social de los espacios verdes, fundamentalmente de aquellos públicos que brindan descanso, recreación, prácticas deportivas y actividades culturales. Son centros de juego y esparcimiento para los niños y de encuentro y vida social para los adultos.

Es importante destacar que una mejoría en el desempeño ambiental puede conducir a importantes beneficios económicos derivados del logro de una mayor eficiencia en la utilización de los recursos utilizados, el aprovechamiento de residuales, ahorros por disminución de los consumos de agua, electricidad y productos químicos e insumos y mayor competitividad de los servicios.

5-3En 1987, la Comisión Mundial sobre el Ambiente y el Desarrollo definió al desarrollo sostenible como aquel que satisface las necesidades del presente sin limitar la capacidad de satisfacer las necesidades de las generaciones futuras. Posteriormente, la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en 1992, hizo que se produjeran en muchos países cambios sustanciales en las políticas de protección ambiental, concentrándose la mayor parte de las iniciativas nacionales en el establecimiento de mecanismos regulatorios, fundamentalmente la promulgación o el perfeccionamiento de la legislación ambiental.

En Cuba, se hicieron modificaciones a la Constitución de la República, especialmente en el artículo 27 con el fin de manifestar la concepción de la integración del medio ambiente con el desarrollo económico y social sostenible y en 1994 se creó el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) como organismo rector de la política ambiental del país.

La higiene personal, colectiva y ambiental contribuye al mejoramiento de la calidad de vida de las personas lo que se revierte en un buen estado de salud.