SIDA

lazosidaEl SIDA: la mayor pandemia de los últimos 20 años.

Cada 20 minutos una persona en el mundo resulta infectada por el SIDA, lo que equivale a que se infecten 4500 diariamente.

El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es producido por dos tipos del virus de inmunodeficiencia humana (VIH-1 y VIH-2), cada uno con diferentes subtipos. Desde su aparición en la década del 80 han sido diagnosticados más de 60 millones de casos y causado la muerte a más de 20 millones de personas en el mundo; más de 36 millones viven actualmente con SIDA. El SIDA causa unas 3 millones de muertes anuales, la gran mayoría en países subdesarrollados o en desarrollo.

Se transmite por vía sexual, por introducción directa en la sangre mediante transfusiones de sangre o sus derivados, por vía perinatal de madre a hijo en mujeres embarazadas, así como por el empleo de jeringuillas u otros instrumentos infectados. En cualquier caso se produce la infección de los linfocitos, los que constituyen sus células hospederas de la sangre donde se replican los virus, invadiendo poco a poco nuevas células linfocitarias, destruyendo así todo el sistema inmunitario.

La aparición y evolución de la enfermedad varía según la causa de la infección. Si es mediante relaciones sexuales desprotegidas, el período de incubación dura 10 años o más, período en que la persona es seropositiva, es decir, que no muestra los síntomas, pero ante un análisis de detección del virus, tiene indicios de infección del VIH, al poseer anticuerpos contra estos, pudiendo transmitir la enfermedad. Por vía sanguínea este período es de apenas 2 ó 3 años. Por estas razones, muchas personas están infectadas sin tener conciencia de ello, pudiendo transmitir el virus al tener relaciones sexuales desprotegidas.

Hasta el momento no hay un tratamiento exitoso en la cura de la enfermedad. Las actuales terapias combinadas para su tratamiento, además de su impedimento por el costo, solo retardan el proceso pero no lo curan y aún no existe una vacuna efectiva. En consecuencia, la solución ante esta mortal enfermedad es la prevención, tanto manteniendo una conducta sexual responsable, como tomando medidas en la manipulación de las transfusiones y del equipamiento paramédico.

Actualmente, la única vía eficaz radica en la protección mediante el preservativo o condón, unido al mantenimiento de una pareja estable que también lo sea. Ello además asegura la prevención contra otras enfermedades virales, como la hepatitis B y el condiloma venéreo, entre otras.

Anterior