Enseñar a aprender

Después de un buen número de años académicos, no son pocos los alumnos que se dan cuenta de que su principal problema consiste en que no saben estudiar de manera correcta y eficaz. Como se suele decir, no han aprendido a aprender.

Existen técnicas y estrategias de estudio y aprendizaje sencillas y efectivas. Por ejemplo, CCC ofrece a sus alumnos una Guía con ideas útiles para aumentar la rentabilidad del tiempo de estudio y unos consejos prácticos para aprender a estudiar.

Como se afirma en esta Guía, no todo el mundo sabe estudiar. Existe una ley básica, cuyo desconocimiento ha llevado a muchas personas al aburrimiento, al desánimo y al fracaso. Esta ley afirma que "nuestra mente asimila solamente las ideas que le resultan interesantes, comprensibles y útiles”.

10 consejos que aumentan la eficacia del aprendizaje:
  1. No estudies por estudiar. No olvides nunca que el estudio es como un trabajo que haces por tu propio bien. Debes realizarlo con ilusión,
  2. Planifícate. Antes que nada, estúdiate a ti mismo. No todas las personas somos iguales. Por lo tanto, debes adaptar la materia de estudio a ti y no al revés. Es decir, debes adaptarla a tu ritmo, a tu memoria, a tu capacidad de expresión... Y debes establecerte un plan, un horario diario y ser constante.
  3. Concéntrate. Si piensas en muchas cosas al mismo tiempo, no podrás estudiar bien. Deberás aislarte del mundo y olvidarte del resto de las preocupaciones.
  4. Convierte la memoria en herramienta de trabajo. Sólo se aprende bien lo que realmente interesa. Si algo te resulta importante y ameno, apenas tienes problemas para retenerlo y recordarlo. Por eso, lo ideal es actuar sobre la memoria, facilitando su interés por lo que se aprende en cada momento. ¿Cómo hacerlo? Ante todo, no intentes memorizar, sino comprender. Se retiene más si se aprende en pequeños ratos.
  5. Utiliza lo que acabas de aprender. Si es posible, debes utilizar lo que acabas de aprender. ¿Cómo? Pues, a veces, sencillamente, explicándoselo a alguien que te escuche. Así de fácil: un hermano, un amigo... Da un resultado estupendo. Y si no, grábate tu voz y luego escúchate.
  6. Toma buena nota. Lo que se escribe se recuerda mejor que lo que se lee; y lo que se ve es más duradero que lo que se escucha. Pues bien, tomar notas mientras se estudia es de gran ayuda. Trata de elaborar tus propios apuntes y realiza resúmenes y esquemas de contenido, mapas conceptuales, que te recuerden de un vistazo todo lo aprendido.
  7. Antes de empezar, repasa lo anterior. Una buena forma de entrar en materia es repasar lo que has estudiado el día anterior. Esto te permitirá centrarte rápidamente y afianzar lo que ya sabías.
  8. Examínate a ti mismo. Para comprobar tu nivel de comprensión, intenta recordar y repetir lo que acabas de leer. También es útil grabar tu voz y escucharte. Te ayudará, al mismo tiempo, a mejorar tu capacidad de expresión, algo también muy importante.
  9. Escucha a tus profesores. Sigue los consejos e indicaciones de los profesores. Ganarás tiempo y efectividad en el estudio. Y no dudes en ponerte en contacto con ellos para cualquier consulta.
  10. Demuestra lo que has aprendido. Haz los ejercicios y responde a las preguntas que te harán tus profesores. Ellos analizarán tus trabajos, los corregirán, te harán llegar sus aclaraciones y responderán a tus preguntas, para luego evaluar lo que has hecho.

Comentarios


Deja un comentario