El organismo humano en su funcionamiento como un todo

MSc. Olaida Cañizares Peña


¿Se puede considerar al organismo como la suma de todas estas partes o por el contrario como un sistema de relaciones que representa un todo único integrado armónicamente?



El cuerpo humano está formado por más de 50 billones de células, pero estas células no están aisladas, se encuentran formando tejidos: el epitelial, el conectivo, el muscular y el nervioso y estos a su vez forman a los órganos, como por ejemplo: el corazón, los pulmones, los intestinos. Los órganos se integran formando sistemas de órganos, como el sistema digestivo, el circulatorio, el nervioso.

Pero... ¿Por qué si los diferentes órganos de nuestro organismo están integrados por los mismos tejidos, cada órgano realiza funciones diferentes?



Los tejidos humanos, no se encuentran aislados, constituyen órganos. En cada órgano están presentes los cuatro tejidos básicos, pero en cada uno predomina uno o dos tejidos, lo que está relacionado con las funciones principales que realiza cada órgano. Por ejemplo el corazón, está formado fundamentalmente por tejido muscular cardiaco, revestido por tejido epitelial. Los movimientos de contracción y relajación de las fibras musculares de los tejidos permiten que el corazón bombee la sangre hacia todo el cuerpo.

La función de cada órgano depende de la integración de todos los tejidos que lo forman y está en correspondencia con la función del tejido o los tejidos que predominan en él. De manera que si existen daños en algunos de los tejidos se afecta el funcionamiento del órgano, por ejemplo en el infarto del miocardio.

Se ha comprobado que el tabaquismo y el alcoholismo son causa de hipertensión y del estrechamiento de las arterias que irrigan de sangre al corazón, provocando el infarto del miocardio en el que se afecta el tejido muscular cardíaco. Los trastornos del corazón son responsables de un gran número de muertes.

Este ejemplo nos demuestra que si se afecta un tejido se afecta el funcionamiento del órgano y del organismo como un todo, ya que los órganos se encuentran formando sistemas de órganos que se integran en el funcionamiento del organismo y se especializan en las diferentes funciones.


Por ejemplo en el sistema digestivo.

EjemploEjemplo

El sistema digestivo está constituido por órganos como el esófago, el estómago y el intestino que constituyen un largo tubo cuya abertura de entrada es la boca y la de salida el ano, así como glándulas anexas como las salivales, el hígado y el páncreas. Estos órganos funcionan coordinadamente permitiendo la transformación de los alimentos en sustancias absorbibles, que puedan ser transportadas por la sangre a cada una de las células.



La integridad biológica del organismo depende de la interrelación estrecha que se establece entre todos los sistemas de órganos y de la regulación por los sistemas nervioso y endocrino. Pero si cada sistema está formado por órganos, cada órgano por tejidos y cada tejido por células, entonces podemos asegurar que el funcionamiento de todo el organismo depende de los procesos biológicos que ocurren en cada una de sus células, que permiten mantener la vida y que constituyen el metabolismo.

En cada una de las células se forman las sustancias que constituyen las estructuras celulares y se obtiene la energía que se necesita en la realización de diferentes funciones. Al proceso de formación de nuevas sustancias a partir de otras que llegan a la célula se le denomina síntesis celular y el proceso contrario, de desintegración de sustancias, se denomina degradación.

La degradación y la síntesis son procesos en los cuales se producen complejas reacciones químicas que en su conjunto reciben el nombre de metabolismo del griego metabolé que significa cambio, trasformación.


El organismo reacciona como un todo ante el cambio de actividad, es decir, hay una relación de dependencia entre los procesos celulares y el funcionamiento de los sistemas de órganos; en este sistema de relación se manifiesta la integridad biológica del organismo humano por ejemplo:


Como consecuencia de la actividad física realizada por el organismo humano al escalar una montaña, hay un aumento del trabajo muscular, actividad realizada por el sistema osteomuscular, lo que implica un mayor gasto de la energía que se libera en las células; por consiguiente se intensifican los procesos celulares, lo que determina el aumento de la producción de CO2 y el aumento del ritmo respiratorio, la circulación sanguínea es más rápida por la necesidad de recoger el CO2 que se forma como producto de la respiración celular, y de llevar el O2 a las células, esto hace que el corazón bombee la sangre con más rapidez provocando un aumento de la frecuencia del pulso arterial.



Otro ejemplo donde se evidencia la integración biológica, es en la manifestación de los daños provocados por los hábitos tóxicos como el alcoholismo. El alcohol se metaboliza en el hígado, pero cuando su ingesta sobrepasa la capacidad del hígado de metabolizarlo, se eleva su concentración en sangre, provocando daños tanto al hígado como al resto de los órganos. Por lo que podemos asegurar, que si un hábito tóxico como el alcoholismo, afecta uno de los órganos, se manifestarán daños en el metabolismo, en los órganos y sistemas de órganos y en el funcionamiento del organismo como un todo.

SintaxisSintaxis

Con estos ejemplos queda demostrado que el organismo no es la simple suma mecánica de sus partes, sino un sistema de estructuras y de relaciones mutuas, que posee una cualidad propia, la capacidad para la vida independiente.




Comentarios


Deja un comentario