Tema: EL AMOR Y LA COMUNICACIÓN COMO BASE DE LA ESTABILIDAD DE LA PAREJA

Autora: MSc. Milagros Quintana Quesada

En las relaciones que tienen lugar en la pareja se establecen sentimientos disímiles y complejos, que pueden culminar en un amor profundo que proporcione felicidad y estabilidad a la pareja. El conjunto de sentimientos que, integrados, constituyen el amor, debe estar lleno de ternura y placer, pero al mismo tiempo, debe sustentarse en relaciones caracterizadas por la honestidad, el respeto, la responsabilidad, la comprensión mutua y el cariño.
El amor, necesidad biológica y espiritual de los jóvenes, pasa por diferentes facetas y va desde una amistad, que tiene lugar en la primera etapa de la adolescencia, hasta el amor que se sustenta en sentimientos más profundos y estables.
Es necesario resaltar que una adecuada moral se expresa, por ejemplo, cuando la pareja no hace de la sexualidad un juego, ni del cambio de compañero un acto trivial, ni del establecimiento de relaciones amorosas un acto intrascendente y asumido a la ligera. La relación amorosa desordenada no proporciona la alegría, el optimismo, la felicidad a la que puede y debe aspirar un joven en nuestra sociedad. La falta de consistencia y de madurez en las relaciones amorosas, suelen ser signos también de inmadurez y de inconsistencia en otros aspectos importantes de la vida.
Cuando seleccionamos la pareja, hemos de tener en cuanta que la persona que elijamos sea merecedora de nuestro respeto y que, a la vez, nos respete, nos inspire cariño y admiración, y sea afín a nuestras ideas y principios para favorecer la necesaria comprensión mutua; en fin, que dicha persona reúna las condiciones para que nazca un amor basado en verdaderos aspectos de valor, y no en cuestiones pasajeras como la belleza, lo bien que baila o su popularidad en el grupo.
Una vez escogida la pareja continúa el proceso de conocimiento, desarrollo y evaluación constante de los valores señalados. Esto no es sencillo y requiere cierto grado de madurez personal, así como estar preparado para cumplir con todos los deberes y derechos que contrae con su pareja y con la sociedad.
El verdadero amor, en general, pasa por un período largo de consolidación y ha de estar exento de vulgaridad, de vivencias penosas, de confusión. La pareja que verdaderamente se ama, aspira a ver consolidada su relación en el matrimonio, cuyo fin es la constitución de una familia feliz.

Actividad:

Argumenta la siguiente afirmación: La preparación para la sexualidad requiere una formación verdadera, clara, asequible que incluya los sentimientos, los valores y las normas morales

Bibliografia utilizada

Carvajal Rodríguez Cirelda y otros. Educación para la Salud en la Escuela. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, 2000.
Colectivo de autores. Para la vida. Editorial Pueblo y Educación, 1992.
Colectivo de autores. Temas de Educación para la Salud y Educación de la Sexualidad. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, 2000.

Comentarios


Deja un comentario