Educación ambiental para la sostenibilidad

B3

¿Cómo revertir algunos de los daños ocasionados al medio ambiente y contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de las personas?

La educación ambiental determina el comportamiento de las personas en relación con su entorno. Este tipo de educación debe tener en cuenta las distintas dinámicas sociales, culturales y económicas que se desarrollan en una comunidad. El modelo de consumo y los métodos de producción suelen tener un impacto directo sobre el ecosistema y son las principales cuestiones que deben modificarse para alcanzar el desarrollo sostenible.

La salud y su ambiente son un requisito indispensable para la sostenibilidad. Sin embargo, un problema real en el desarrollo sostenible respecto a la salud ambiental es que esta es un asunto multidisciplinario que compete a todo la sociedad.

La sostenibilidad es a la vez una precondición y una parte integrante de la calidad de vida. Si no se pueden proteger de forma sostenible los medios de existencia y la prosperidad, es que no están asegurados. Seguridad implica, por tanto, sostenibilidad.

Las personas deben aprender a llevar una vida sostenible que reduzca el impacto humano sobre el medio ambiente y que permita la subsistencia del planeta. Reducir la contaminación, minimizar la generación de residuos, impulsar el reciclaje, evitar la sobreexplotación de los recursos y garantizar la supervivencia del resto de las especies.

La salud ambiental comprende aquellos aspectos de la salud humana, incluida la calidad de vida, que son determinados por factores ambientales: físicos, químicos, biológicos, sociales y psico-sociales.

Y la calidad de vida es una categoría socioeconómica, política y moral, que se sustenta en un determinado desarrollo económico, cultural, jurídico, ético y en un sistema de valores sociales, que son los que permiten que la vida tenga o no la calidad que concuerda con el consenso técnico y moral de cada lugar y época.

Un entorno saludable sustenta y mantiene un modo de vida saludable y viceversa, y un estilo de vida saludable es aquel que permite ir introduciendo en la manera de vivir de las personas, pautas de conducta que, tanto de forma individual como colectiva y de forma cotidiana, permitan mejorar su calidad de vida.

Un medio ambiente sano para la producción de alimentos es esencial para un suministro de alimentos sostenible y una buena nutrición.

Cuba durante todo el proceso revolucionario ha trabajado por el desarrollo social, político y económico, bajo el principio del derecho para todos de justicia social y equidad y por garantizar las necesidades básicas del pueblo. Los derechos del niño, la mujer, los ancianos, los discapacitados, el hombre y la familia, sin distinción de ciudadanos, está explícitamente incorporada a la cultura jurídica, administrativa y política del país.

En nuestro país, el programa de atención materno infantil ha logrado, entre otras metas, la disminución de la mortalidad infantil y materna, debido a los cuidados desde la concepción hasta la inmunización de los niños…, que son vacunados contra 13 enfermedades...

La Sociedad Socialista cubana ha alcanzado con anticipación todas las metas trazadas por los organismos internacionales en cada uno de los aspectos del Desarrollo Social, obteniendo en la mayoría de los sectores logros similares o mayores a los de los países desarrollados y de esta forma cumplir con anticipación el principal mensaje de la Cumbre Mundial para el Desarrollo Social: “…para conseguir una mejora sostenible de la Calidad de Vida, debe dársele a la inversión social la primera prioridad.”

¿Cómo educar a nuestros jóvenes en la sostenibilidad de nuestro planeta y de la calidad de vida de las personas?

La reflexión y el debate quedan abiertos.

Comentarios


Deja un comentario