Cómo iniciar el programa de Biología de octavo grado

Autora: Dra. C. Adania Guanche Martínez

Estimado maestro de octavo grado:

El programa de Biología, como ya conoces, se propone objetivos generales tan variados, que no se podrían alcanzar si no eres capaz de integrar los conocimientos, de relacionarlos con la vida de nuestra sociedad y de indagar entre tus estudiantes para conocer el punto de partida de cada uno de ellos. Para lograr este propósito es importante abordar con sabiduría la unidad introductoria del programa, es decir y por supuesto, las restantes, pero hago énfasis en esta por su importancia. Este mensaje te dará algunas ideas acerca de cómo iniciar el programa de Biología de octavo grado.

La habilidad de argumentar es la que se señala en el objetivo de la unidad introductoria, en este caso, los estudiantes han de dar razones que sustenten el hecho de que en los organismos vivos se aprecia la integridad biológica, debido a que poseen numerosas características comunes, pero además, se requiere que declaren cómo estas características se ponen de manifiesto en diferentes animales. Por consiguiente, has de solicitar de tus alumnos que expongan lo que conocen acerca de los animales, que lleguen a la conclusión de que son seres vivos, que expresen cuáles son las diferencias que se evidencien en ellos, con respecto a los restantes organismos vivientes.

Es menester que acudas a ejemplos de seres vivos que exhiban características muy disímiles con respecto a las de los animales, por ejemplo, la levadura del pan (reino hongos), una planta de helecho o un musgo (reino plantas), la bacteria de la tuberculosis (reino Móneras), entre otros organismos de diferentes reinos. En cada caso has de indagar qué características tienen en común con los animales y cuáles serán las diferencias. Se percatarán de que están formados todos por células, que funcionan como un todo íntegro y que tienen intercambios con el medio ambiente.

Una vez establecidas semejanzas y diferencias, que se pueden llevar a un cuadro, pasarías a solicitar ejemplos de animales de diferentes especies, entre las que te sugiero: la esponja (Phylum Porífera), la lombriz intestinal (Nemátodo), la planaria (Platelminto), la sanguijuela (Anélido), la libélula (Insecto), el erizo de mar (Equinodermo) entre otros. En cada caso, se deberán hacer las comparaciones atendiendo a cómo se mueve (si lo hace), qué come y cómo lo hace, cómo respira y se reproduce, entre otras funciones. Debes dominar de antemano una serie de conocimientos que te permitirán dar respuestas convincentes a los estudiantes.

Aprovecha para indicar cómo tomar notas de los asuntos más importantes y los que más les llamen la atención. Sin embargo, recuerda que las libretas de los estudiantes son documentos personales y que todo el mundo no tiene por qué tener las mismas anotaciones. Ten en cuenta esto para cuando revises los cuadernos no te comportes de modo inadecuado con ellos.

Al final de la clase debes comprobar si a los alumnos les ha quedado claro que los animales son organismos vivos, del reino Animalia, con células eucariotas, pluricelulares, de nutrición heterótrofa ingestiva, que se caracterizan además por desplazarse en busca del alimento (excepción hecha de los que viven fijos, como las esponjas y los celenterados de forma pólipo) y que presentan además, tejidos, (a excepción de los poríferos y los celenterados), y reproducción generalmente sexual. Muchos tienen capacidad de regeneración, (pueden mencionar las lombrices de tierra y las lagartijas que pierden las colas). Todo esto debe ser argumentado por los estudiantes y con indicaciones precisas de cómo proteger toda esta diversidad.

Un ejemplo muy útil de integración de conocimientos consistiría en hacerles buscar la fábula de Aurelia Castillo de González, dedicada a las lombrices de tierra, leerla e interpretarla a la luz de los conocimientos de Zoología, lo cual podría hacerse una vez iniciado el estudio del Phylum Anelida.


Comentarios


Deja un comentario