MSc. Milagros Quintana Quesada 8vo grado

Características del estudiante de 8vo grado

 

En la enseñanza media los estudiantes se encuentran en las edades que corresponde a la adolescencia temprana, periodo donde se producen cambios bruscos en la formación de la personalidad del ser humano. Estos aspectos están sujetos a variaciones individuales, ya que no todos los estudiantes arriban a esta etapa a la misma edad. En el 8vo grado, encontramos algunos estudiantes con características típicas del adolescente, junto a otros que aun conservan conductas y rasgos propios de la niñez.

 

Al ingresar a este nivel de enseñanza, el medio social les exige a los estudiantes, grandes responsabilidades en la esfera de la educación. Su actividad docente se hace más compleja, se diversifican las asignaturas y la carga de actividades. Participan en un conjunto de tareas revolucionarias por parte de su organización pioneril, lo que les aporta una identidad social.

 

Los cambios anatómicos y fisiológicos que experimenta el organismo durante la pubertad tienen gran repercusión sicológica en el adolescente, así como connotaciones en el medio familiar y social en que se desenvuelve.

 

Al avanzar en la adolescencia, junto con el desarrollo intelectual, se debe alcanzar una organización más estable de sus motivaciones y aspiraciones, lo que no era posible en la infancia. El interés por las actividades docentes puede convertirse en una razón cognoscitiva definida.

 

Un aspecto central en la caracterización del adolescente lo constituyen sus orientaciones valorativas, las que desempeñan un papel regulador en su personalidad. Estas orientaciones se van consolidando a finales de esta etapa sobre la base de la acumulación de los conocimientos adquiridos, y la experiencia moral obtenida en los marcos grupal, escolar y familiar.

 

Esta es una importante etapa de consolidación de la autoimagen y la autoestima. Ellos reconocen sus nuevas posibilidades físicas e intelectuales y esto les permite conformar los sentimientos de valía propia, un nuevo concepto de sí mismos cualitativamente más complejo, en el que influye la aceptación de que goce en el hogar y en el grupo de condiscípulos. Esta autoimagen también se relaciona con la posición que va a ocupar en el mundo de los adultos, de quienes busca la aprobación.

 

Este nivel de enseñanza tiene como fin “la formación básica e integral del adolescente cubano”, sobre la base de una cultura general que le permita estar plenamente identificado con su nacionalidad y patriotismo.

 

La formación de valores en los alumnos, con énfasis en la responsabilidad, la honestidad, la honradez y el patriotismo constituyen el sustento fundamental de los objetivos formativos de cada grado y que aparecen en los documentos emanados del MINED. De estos objetivos generales se deriva el sistema de objetivos instructivos por grado y por asignatura.

Comentarios


Deja un comentario