Hacia un perfeccionamiento de la Educación Ambiental (1)

Autora: Dra. C. Adania S. Guanche Martínez

La Educación Ambiental, existente desde hace aproximadamente 30 años, se ha desarrollado como un sistema de influencias que, desde diferentes materias de enseñanza y otros contextos extra-docentes y extraescolares, pretende lograr una concientización, por parte de nuestros educandos, de los problemas ambientales del entorno, del país y del planeta, así como tratar de paliar algunas situaciones al alcance de educadores y educandos, como integrantes de una comunidad que reside en determinado lugar no exento de influencias nocivas de todo tipo.

Surgida en el contexto de progresivas situaciones medioambientales críticas, la Educación Ambiental está llamada a brindar respuestas y sugerir opciones de solución a ciertos problemas del entorno, y también brindar información y conocimientos acerca de sus causas y efectos. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido a partir de los primeros esfuerzos para lograr que estas influencias educativas se hagan palpables y den resultados notables, se aprecia que no se ha conseguido toda la efectividad que se aspiraba.

Se ha planteado siempre que la Educación Ambiental debe ser asumida por todas las asignaturas del currículo y corresponde también a la mayoría de las actividades en las que los escolares participan. A pesar de esto, los esfuerzos e influencias no siempre han sido coordinados y los métodos para actuar con los alumnos no en todo momento se han correspondido con los propósitos, de tal modo que a veces se ha perdido tiempo y se han desperdiciado energías.

Por otra parte, como la Educación Ambiental no se ha establecido como una asignatura independiente, no se han promovido los esfuerzos necesarios y suficientes, desde las distintas materias curriculares, para lograr una efectiva influencia en las intenciones para erradicar ciertas acciones negativas de los alumnos que han sido asumidas por muchos de ellos como costumbres, o bien no se han dirigido las estrategias hacia la realización de ciertas acciones que pudieron haber favorecido el mejoramiento de un entorno determinado, o peor aún, no se ha establecido con los estudiantes una influencia idónea, en correspondencia con problemas identificados que suceden en el lugar donde se pretende intervenir.

Como resultado de esta situación, se han estado repitiendo acciones, quizás no tan necesarias y se han dejado de producir otras más efectivas, que realmente favorecieran la toma de conciencia de las personas sobre las que se pretende influir con acciones u orientaciones de Educación Ambiental.

Como quiera que los problemas medioambientales a nivel planetario se han tornado críticos en las dos últimas décadas y se hace imprescindible desarrollar acciones verdaderamente certeras y acertadas con nuestros educandos, es menester reflexionar acerca de los métodos, procedimientos y vías que pueden tornar más eficiente la Educación Ambiental, de modo que las funciones que desarrollemos con los alumnos lleguen también al resto de la comunidad y se obtengan resultados más palpables.

Resulta obvio que actualmente se precisa transformar ciertas concepciones que sustentan la Educación Ambiental, así como que los educadores tomemos conciencia de que debemos buscar, a la mayor brevedad, ciertos recursos que nos permitan elevar el nivel de influencias sobre los actores que pueden revertir determinadas situaciones que se están produciendo en la comunidad, para que, por medio de sus propios educandos de secundaria básica fundamentalmente, se transmitan mensajes que sean realmente efectivos, tomando en consideración que la escuela sigue siendo el centro desde el que se irradian las influencias educativas hacia toda la comunidad.

Todos estos propósitos están presentes en esta serie de artículos que se ponen a la consideración de los pedagogos, teniendo la certeza que muchos de ustedes han estado reflexionando al respecto y que todos estamos conscientes de que es necesario hoy más que nunca, un vuelco en las concepciones de la Educación Ambiental.

Continuará: Hacia un perfeccionamiento de la Educación Ambiental (2)

Comentarios


Deja un comentario