Diversidad y unidad de los seres vivos

Por la Dra. C. Adania Guanche

Estimado maestro :

Es conocido por todos que determinados contenidos del programa de Biología requieren de conocimientos sólidos por el profesor de secundaria. Por ello, hemos iniciado esta serie de textos sencillos que tienen como finalidad acercarte a estos conocimientos biológicos que no aparecen plasmados en el texto del grado, pero que son elementos ineludibles en la preparación de los profesores, para que no cometan errores o más bien, sepan cómo responder ante determinadas dudas que presentan los estudiantes. Esperamos que te sean útiles para tu preparación. Comencemos por consolidar los fundamentos de la contradicción unidad-diversidad como uno de los principios de la Biología.

Es evidente que todos los organismos vivos son diferentes, pero esas diferencias en tamaño, forma, color, estructura, entre otras, existen dentro de una unidad. La unidad está dada por las regularidades, las similitudes que todos presentan. ¿Cómo es posible que si los seres vivos son diferentes, tengan, al mismo tiempo, unidad?

Esta reflexión nos conduce a hallar todos los aspectos de los seres vivos que sean semejantes. La primera gran semejanza es que todos están constituidos por células. El termino célula data de 1665, cuando Robert Hooke cortó una fina lámina de corcho y observó este corte al microscopio. El corcho está formado en los vegetales por células que han perdido su citoplasma y su núcleo, por haber quedado aislados dentro de sus paredes celulares formadas por una sustancia denominada suberina, que las propias células secretan durante el tiempo en que su metabolismo se encuentra activo.

Claro que no todas las células tienen esta particularidad, pero lo que este científico pudo apreciar fueron esos espacios vacíos limitados por las paredes celulares, cuyo aspecto era muy parecido a las celdas de un panal de abejas. Por eso es que las denominó como células. Designaba a los espacios que se observaban en una lámina de corcho vista al microscopio.

Esta denominación resultó poco más que una curiosidad científica hasta los años 1838-1839, en que SCHLEIDEN y SCHWANN dos alemanes, proponen una generalización hasta el momento irrebatible, que convierte a la célula en un objeto de estudio de enorme importancia. Esta teoría fue completada por otros científicos y se formuló lo que se conoce como teoría celular, que constituye la base y el punto de partida de la citología como ciencia:

De estas afirmaciones se deduce la definición de célula: la célula es la unidad anatómica, fisiológica y genética de los seres vivos. Esta teoría celular fue tan trascendente que constituyó uno de los pilares de la teoría dialéctico materialista de Marx y Engels en cuanto a la filosofía, al igual que lo fue la teoría de la evolución de las especies, debida a Charles Darwin.

Así es que esta es una verdad científica: la unidad y la diversidad, conceptos contradictorios, en los seres vivos se encuentran en una unidad dialéctica, un concepto no se puede separar del otro y ambos se suponen y se complementan.

Comentarios


Deja un comentario